La Fontana di Trevi

La fuente más monumental, bonita y famosa del mundo.

En Roma puedes encontrar muchas fuentes, desde las más espectaculares de mármol, a las más sencillas, pero igualmente cautivadoras.

De todas las fuentes, la Fontana di Trevi, es la más famosa y concurrida, cuyo nombre se debe al antiguo trivio (cruce de tres calles) en que se forma un espacio donde se encuentra ubicada.

Es una obra de Nicola Salvi que representa al dios Océano en un carro tirado por caballos marinos.

Todos los que visitan la ciudad, saben que es tradición arrojar tres monedas de espaldas a la fuente. Pero está tradición es antiquísima, ya que los romanos que dejaban sus casas, arrojaban una flor o moneda en el pozo para garantizar su regreso.

Así que si visitas la fuente, recuerda continuar con esta tradición para que puedas volver a Roma.

La visita durará tanto tiempo como tú desees, desde cinco minutos hasta todo el día. Nosotros te aconsejamos pasar por ahí tantas veces puedas,  y en distintos momentos del día, ya que la luz influye en tan maravillosa obra.

Recuerda mantener tus objetos personales cerca de ti, pues al ser un lugar muy concurrido, los carteristas están a la orden del día.